Necesitados de la misericordia del Señor

 TAGS:

Somos conscientes que la mayor necesidad que tiene el mundo es la espiritual. Hay una gran crisis por todas partes a pesar que el mundo está lleno de religiones, de credos, de filosofías.

Hay un enorme vacío en el interior de cada hombre que no ha podido ser llenado a través de la religión, los credos; las filosofías o el humanismo, ni de otras cosas, como los placeres, los vicios, el afecto familiar, los cuales no pueden llenar ese vacío, porque ese vacío solo lo puede llenar la presencia del Dios Todopoderoso.

Por mucho que el hombre se afane, vaya de un lugar a otro y haga diferentes esfuerzos, es imposible que su corazón sea libertado o edificado. Es mediante la obra redentora de nuestro Señor Jesucristo y el Evangelio que los hombres son libertados y cambiados.

Se está predicando por todas partes, precisamente porque ese fue un mandato que el Señor le diera a la Iglesia de “id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura”; pero muchas personas, por diferentes situaciones, se ven impedidas para venir al Señor, se sienten atadas, encadenadas, comprometidas por otras cosas o actividades.

Algunas personas son tratadas por la humanidad como si fueran el desecho de la humanidad, pues han caído en lo más profundo del pecado, en la depravación, la inmoralidad, los vicios; la gente no quiere bregar con ellos, no quiere acercarse, no quiere ayudarlos a salir de esa condición, porque consideran que ya no tienen arreglo, que no hay solución, no hay medicina, no hay mejoría, que todo esto es imposible.

Amados lectores quiero decirle que aunque las personas hayan caído en esta condición, o estén excluidas por el resto de la humanidad no están excluidas de la misericordia y de la gracia de Dios. Quiero decirle que para la misericordia de Dios no hay barrera, no hay frontera, ni dificultades que puedan impedir su salvación.

Si usted quiere le abre el corazón y le clama; Él le responderá, llegará a su vida no importa cuál sea la condición en la cual se encuentre, para Dios no hay barrera, no hay obstáculo, no hay imposibles, Dios puede sanarlo, puede hacer un milagro, puede libertarte de la droga, de la prostitución, de la inmoralidad, puede sacarte de la desgracia y de la miseria en la que uno esté. Él vino a darnos una vida mejor. Amén.