¿Cuál es la diferencia entre adulterio y fornicación? “Oísteis que fue dicho no cometerás adulterio”, Mateo 5:27.

Las relaciones sexuales entre una persona casada y alguien que no es su compañero constituye adulterio.

La Biblia dice: “No cometerás adulterio” (Éxodo 20:14). La razón es simple: el matrimonio constituye el fundamento de la sociedad y viene acompañado de la responsabilidad de criar a los hijos. Las relaciones extramatrimoniales fortuitas no sólo ponen en peligro el matrimonio, sino destruyen los sentimientos paternales y maternales por los hijos, y opacan los vínculos familiares.

La fornicación es sexo entre dos personas que no están casadas. El apóstol Pablo dijo que ello constituye un pecado contra el cuerpo. Recomienda a los cristianos huir de la fornicación como un pecado contra Dios y nosotros mismos, porque el cuerpo de los creyentes es el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:18-19). Pablo dice que si un creyente une su cuerpo al de una ramera (o alguien inmoral) está uniendo a Jesucristo con esa persona (1 Corintios 6:15-16).

Es muy importante saber que ni los fornicarios ni los adúlteros entrarán en el Reino de los Cielos (1 Corintios 6:9, 10). En el mundo de hoy, el término fornicación se usa raramente y las inmoralidades entre personas no casadas son comúnmente aceptadas como parte del estilo moderno de vida. Pero la inmoralidad, aunque algo corriente, es un pecado que privará a millones de la salvación, a menos que se arrepientan.