Martín Lutero, el líder de la Reforma Protestante, escribió la letra y la música del famoso himno “Castillo Fuerte es nuestro Dios”. Este himno entrega un mensaje de seguridad en tiempos de prueba.

Mientras él estaba estudiando en una escuela del Monasterio Franciscano siendo muy joven, muchas veces usó su voz para cantar frente a las ventanas de los ricos de aquella época con el fin de obtener limosnas y poder dárselas a los pobres. Lutero exclamaba: “A quien no le guste la música, nunca podrá ser mi amigo.” El dijo que la música era un “don (regalo de Dios) y una gracia de Dios y esto podía hacer huir a Satanás y hacer que el hombre olvidara todo enojo”. Su deseo era componer himnos para que el mensaje de Dios fuese propagado por medio del canto. El deseaba que todos sus compatriotas tuviesen himnos y leyesen la Biblia en su propia lengua. Al leer la Biblia oirían la voz de Dios y al cantar himnos, ellos hablarían con Dios.

Antes de Martín Lutero, la música era usada solamente por los sacerdotes de las iglesias o coros selectos en latín. Pero el gran Reformador Protestante introdujo al mundo la himnología congregacional. El primer himnario protestante fue publicado en Wittenberg, Alemania, en 1524. Este libro tenía tan sólo 8 himnos, 4 de ellos escritos por Martín Lutero.

En poco tiempo la demanda de este libro fue grande. La gente aprendió y cantó los himnos con mucho entusiasmo y Alemania llegó a ser un “mar de cantos”. En este sentido Martín Lutero vino a ser aceptado y reconocido como el padre de la himnología congregacional.

Es rara la vez que se encuentra un individuo como Lutero que escriba la música y la letra de sus himnos inspirados. De sus 37 himnos, el más conocido es “Castillo Fuerte es Nuestro Dios”. Tiene un mensaje que posee virtud, gracia y eficacia toda la iglesia protestante lo ha cantado desde esa fecha hasta los días de hoy.

Mientras Lutero vivía, sus enemigos decían que toda Alemania estaba aceptando y aprendiendo sus doctrinas por medio de sus himnos. Acusaban a los himnos de ser los que “destruían más almas que aun los libros o sermones escritos por él”.

Fue durante el cautiverio en el castillo de Wartburgo que Lutero se inspiró y escribió este hermoso himno. Sus amigos lo llevaron y le escondieron en la fortaleza de Wartburgo para protegerlo de sus enemigos.

Lutero, seguía con la traducción de Los Salmos y compuso un tomo de sermones y una multitud de otros escritos. Posiblemente encontró en aquel castillo un lugar de seguridad y ayuda, lo que le inspiró a escribir y a reflexionar en la seguridad y ayuda que Dios le entregaba.

Este himno entrega un mensaje de seguridad en tiempos de prueba por parte del enemigo de nuestra almas y es de gran aliento para aquellos transes difíciles de la vida.

Martin Lutero se inspiro en el salmo 46 para escribir el himno clásico de la Reforma Protestante “Castillo Fuerte es nuestro Dios”.

Letra

1. Castillo fuerte es nuestro Dios,

defensa y buen escudo.

Con su poder nos librará

En todo trance agudo.

Con furia y con afán

acósanos Satán;

por armas deja ver

astucia y gran poder:

cual él no hay en la tierra.

 

2. Nuestro valor es nada aquí,

con él todo es perdido.

Más por nosotros pugnará

de Dios el escogido.

¿Sabéis quién es? Jesús,

el que venció en la cruz,

Señor de Sabaoth

Pues  solo él es Dios,

Él triunfa en la batalla.

 

3. Aun si están demonios mil

prontos a devorarnos,

no temeremos, porque Dios

sabrá aun prosperarnos.

¡Que muestre su vigor

Satán, y su furor!

Dañarnos no podrá

pues condenado es ya

por la palabra santa.

Anuncios