Muwanguzi, se convirtió al cristianismo hace 20 años, en el 2003, la familia de Muwanguzi, inmediatamente lo echó de su casa, y los musulmanes enfurecidos lo golpearon. Su esposa, lo abandonó ese mismo año y luego perdió su trabajo como profesor en la Escuela Islámica de Nankodo, cerca de Pallisa.

Hassan Muwanguzi, un ex musulmán en Uganda, que perdió su trabajo y a su familia a causa de su fe cristiana, está agradecido después de combatir el ataque más reciente, el cual fue un intento de musulmanes que quisieron encarcelarlo y cerrarle la escuela cristiana que fundó donde comenzó impartir clases, publica Charisma News y Compass Direct News.

 Muwanguzi, se convirtió al cristianismo hace 20 años, en el 2003, la familia de Muwanguzi, inmediatamente lo echó de su casa, y los musulmanes enfurecidos lo golpearon. Su esposa, lo abandonó ese mismo año y luego perdió su trabajo como profesor en la Escuela Islámica de Nankodo, cerca de Pallisa.

Sin dejarse intimidar, hace un año abrió una escuela cristiana, Grace Internacional Primaria y Preescolar, en el distrito de Kajoko, Kibuku, a 27 kilómetros (17 millas) de la ciudad de Mbale, un área con una población de 5.000 habitantes, lugar donde predomina el islamismo.

Indignado por su audacia, un profesor islámico, llamado Sheikh Hassan Abdalla, presentó una denuncia falsa en contra de Muwanguzi, afirmando que había “contaminado” a su hija, una menor de edad.

Junto con sus compatriotas musulmanes, Abdalla, presentó una demanda en la corte del magistrado en Palissa-Kalaki, y una orden de arresto contra Muwanguzi, publicada el 1 de abril.

Fue encerrado durante tres semanas

“Después de 48 horas, me llevaron a la corte, y el juez leyó los cargos contra mí y me preguntó si conocía el caso”, dijo Muwanguzi. “Yo le respondí que no tenía conocimiento de tales cargos. Le pedí una fianza judicial, pero el juez insistió en que una fianza sólo se podía dar después de escuchar al demandante”.

Muwanguzi, luego fue enviado a la prisión Kamuge. El 22 de abril, se presentó de nuevo ante el juez, pero el demandante no se presentó. Su abogado pidió su liberación.

Fue puesto en libertad bajo fianza y tuvo que pagar unos 600.000 chelines ugandeses (246 dólares). En su primera audiencia el 21 de mayo, el demandante no se presentó. Tampoco Sheikh Abdalla, en las audiencias el 25 de junio, 16 de julio y 13 de agosto, dijo Muwanguzi.
“El juez consideró que era una acusación falsa, por lo tanto, la demanda fue retirada”, dijo Muwanguzi. “Yo había sido sometido a humillación, pero me perdonó por el bien de mi evangelización cristiana en la zona”.

Muwanguzi, dijo que los musulmanes presentaron los cargos porque se había abierto una escuela cristiana en contra de los deseos de la mayoría musulmana.

Más de 235 niños que asisten a las escuelas provienen de hogares musulmanes, que son enviados con el consentimiento de sus padres musulmanes.

“Los musulmanes han intentado usar todo tipo de amenazas para que cierre la escuela, la primera vez utilizaron la brujería”, dijo. “Esto no funcionó, por lo que trataron de desalentar a los musulmanes de llevar a sus hijos a la escuela, diciendo que la escuela era para convertir a los niños musulmanes al cristianismo, mediante la enseñanza de la educación cristiana”.

La Constitución y otras leyes protegen la libertad religiosa en Uganda, incluido el derecho de propagar la fe de uno y pasarse de una fe a otra.

Muwanguzi, ha ayudado a la zona donde vive a mejorar sus prácticas agrícolas, capacitando a la comunidad a ser autosuficientes a partir de la siembra del tomate y berenjena en sus jardines, entre otros. También ha facilitado el suministro de semillas a las viudas y otras personas indigentes, incluyendo más de 100 musulmanes.

“No hay necesidad de más semillas e insecticidas para que los agricultores pueden tener buenos rendimientos”, dijo. “Esto les ayudará a ver que el cristianismo tiene algo bueno que ofrecer para mejorar sus vidas”, Muwanguzi.