Según informaron diplomáticos israelíes, se cree que Irán está llevando a cabo preparativos para ampliar su actividad nuclear en el interior de una montaña, en una nueva señal de desafío frente a la intensificación de la presión de Occidente para frenar su enriquecimiento de uranio.
 
El incremento en la capacidad del sitio subterráneo en Fordo probablemente refuerce la sospecha occidental sobre las intenciones de Irán, ya que en él se ha logrado refinar cantidades de uranio cercanas a las necesarias para desarrollar armas nucleares en un periodo de tiempo relativamente breve.
 
Se estima que la locación se encuentra unos 80 metros bajo tierra, por lo que permanece protegida frente a los posibles ataques militares israelíes o norteamericanos.
 
Por su parte, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, advirtió que la investigación nuclear del Estado islámico pronto podría pasar a lo que denominó una «zona de inmunidad», es decir, será inmune ante los ataques externos.