Israel se prepara para la \”flotilla aérea\” pro-palestina

La Policía de Israel se prepara para la llegada en los próximos días de cientos de activistas pro-palestinos, que declararán a su llegada que vienen a visitar a la Autoridad Palestina.
“La Policía está elaborando medidas de seguridad que se implementarán durante este largo de fin de semana, tanto dentro del Aeropuerto Internacional de Ben Gurión como en sus alrededores para impedir que ocurran incidentes”, declaró el portavoz de la Policía, Miki Rosenfeld.
 
El portavoz declinó informar sobre el número de efectivos que serán destacados para prevenir la entrada de los activistas, pero según el periódico Yediot Aharonot alrededor de 650 policías “esterilizarán” la principal puerta de entrada a Israel desde el extranjero, la Terminal 1 del Aeropuerto Ben Gurión (situado entre Jerusalén y Tel Aviv).
 
La mayor parte de los agentes vestirán de civil y no irán armados, añade la fuente, la cual asegura que en la operación, denominada “Esfera Segura 2”, intervendrán la Inteligencia Militar, la Autoridad de Migración, el Ministerio de Seguridad Pública, el Ministerio de Defensa y la Autoridad de Aviación, además de la Policía.
 
Los pasajeros identificados como “provocadores” serán trasladados a la Terminal 1 y, según el rotativo, a la mayoría se les denegará la entrada y serán devueltos a sus países de origen.
 
Se espera que alrededor de mil activistas, en su mayoría europeos, traten de participar en el programa “Bienvenido a Palestina 2012”, que tiene como objetivo apoyar la búsqueda de un Estado palestino y condenar las políticas israelíes en los territorios disputados de Judea y Samaria (Cisjordania).
 
La campaña se repite por segundo año consecutivo y según los organizadores contará con una semana de actividades culturales, visitas a lugares santos, encuentros educativos y eventos políticos durante una semana.
 
El año pasado, Israel consiguió frenar la campaña mediante la elaboración de una lista negra con 342 pasajeros a los que las líneas aéreas impidieron subir al avión en los aeropuertos de origen, y otros 120 que consiguieron aterrizar en Tel Aviv fueron detenidos durante varios días antes de ser expulsados. EFE y Aurora