El acto de compasión para recaudar fondos para la operación de Greene provocó que este ateo diera por finaliza su guerra contra el cristianismo y se rindiera a los pies de Jesús.

Dos meses después de que amenazó con demandar a un condado de Texas por permitir que una escena de Natividad en una propiedad pública, el veterano y ateo Patrick Greene, ha anunciado que no sólo se ha convertido al cristianismo, sino que también planea convertirse en un pastor según informa el diario Christian Post.

Greene, un veterano de la Fuerza Aérea de San Antonio que tiene una larga historia de activismo, recientemente amenazó en febrero con presentar una demanda contra el Condado de Henderson, Texas, si no eliminaba una escena de la Natividad en frente del palacio de justicia, informó Malakoff News.
 
 Sin embargo, la sorpresa fue abandonó la demanda después que los médicos le dijeron que tenía cataratas en los ojos y estaba en peligro de perder su visión, según el Houston Chronicle. Poco después, la visión de Greene le fue limitando hasta que le obligó a dejar su trabajo como taxista hasta quedarse con la manutención que le daba su esposa de 33 años.
 
 Fue entonces cuando Jessica Crye, una mujer cristiana al leer acerca de los problemas de Greene, se dirigió a los miembros de su iglesia y les preguntó si estarían dispuestos a donar dinero para ayudar a Greene, y la respuesta fue sí, se recaudó unos 400 en donaciones para Greene quien quedó “atónito de que los cristianos ayudarán a los ateos,” informó Athens Review.
 
 Pero lo sorprende es que esto motivó no solo a los cristianos a donar dinero para Greene sino que a los mismo ateos que recaudaron dinero y lo enviaron a una cuenta de recaudación de fondos que creó en el sitio GoFundMe.com.
 
 La compasión que sintió dice Greene, le obligó a empezar a repensar sus creencias religiosas. Él le dijo al Christian Post que después de pensar profundamente sobre el cristianismo y volver a examinar sus puntos de vista sobre la evolución y los animales, decidió empezar a practicar la religión.
 
 “Ha habido un pensamiento que persiste en la parte posterior de mi cabeza toda mi vida, y es un pensamiento que nunca he sido capaz de conciliar, y esa es la gran diferencia entre todos los animales y nosotros”, dice Greene.
 
 “Me di cuenta que tipo de las preguntas hacía, si sólo tenía que aceptar en la fe, sin dudar todas las épocas y cada coma”.
 
 Ahora Greene dice que planea utilizar parte del dinero que recibió de los buenos samaritanos para salir de San Antonio y comprarle a su esposa su “sueño”, una casa móvil, según Christian Post. También está planeando escribir un libro acerca de las donaciones que recibió de que está tentativamente titulado “Los cristianos reales de Condado de Henderson.